Juicios por Jurados: “Este sistema va democratizar la Justicia”

0
314

El Juez Penal de Esquel, Jorge Criado, asegura que es necesario contar con la participación de los ciudadanos en la administración de Justicia. “Cuando vienen los doce ciudadanos a ver qué está pasando se dan cuenta cómo trabaja la Justicia”, remarcó. El sistema de Juicios por Jurados podría aplicarse a partir de 2019 en Chubut y ya cuenta con experiencias en otras cinco provincias.

 

 

El incremento de los delitos violentos en la ciudad de Esquel, a causa del uso de armas, la falta de involucramiento de los ciudadanos en el ámbito de la Justicia y la posible aplicación del sistema de Juicios por Jurados fueron los temas abordados por La Portada con el Juez Penal Jorge Criado.

Los especialistas en la materia consideran factible que Chubut sea, a partir del próximo año, la sexta provincia en aplicar el sistema de Juicios por Jurados con la concreción de la instancia judicial hacia 2019. Cabe señalar que las primeras experiencias comenzaron en Córdoba en 2005, posteriormente se sumó Neuquén en 2011, Buenos Aires en 2013, Río Negro en 2014 y Chaco en 2015. La provincia de Santa Fe también podría implementar el sistema próximamente.

El sistema consiste en la elección de un jurado integrado por seis hombres y seis mujeres de entre 21 y 75 años, elegidos por sorteo en base al Padrón Electoral y la participación es considerada responsabilidad pública y obligatoria.

El proceso indica que una vez expuestos los argumentos de las partes en el juicio, el jurado es el que debe decidir, por medio de una deliberación secreta, si está o no probado el hecho y si el imputado es culpable.

Para declarar al acusado culpable deberán reunir un mínimo de 10 votos, y si la condena es perpetua el voto deberá ser unánime. De todos modos, en caso de ser culpable, el juez es quien establece el monto de la pena.

Las ventajas de este tipo de juicios son, según el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales (Inecip), que permiten una participación de la ciudadanía en la administración de la Justicia, otorgan mayor imparcialidad al no recaer la decisión en una sola persona y facilita la comprensión de los actos judiciales ya que los juicios deben realizarse en forma oral y en un lenguaje sencillo.

La Portada: ¿Considera que los delitos, en la actualidad, son más graves?

 -Jorge Criado: Si, claro. Cuando llegamos a los Juicios vemos la gravedad de los hechos y muchas veces son hechos que se repiten, o estacionales y que son más violentos cuando hay alcohol de por medio. Hay delitos estacionales como por ejemplo un homicidio en una fiesta de la señalada, pero sí hemos visto la renovación de la gente que comete delitos. No son siempre las mismas diez personas de Esquel las que comenten delitos como creen los políticos. Ha venido mucha gente de afuera y hay un relevamiento de que se está volviendo más grave la comisión de delitos por el uso de armas. Eso es tan palpable como ver los actos en las cámaras de seguridad. Hay un problema social que prima y no nos sacamos el lazo de encima.

La Portada también consultó al Juez respecto de los fallos que liberan a presos quienes reinciden en el delito y tras la explicación técnica manifestó que “nosotros deberíamos ser gravemente sancionados – o por lo menos abucheados por el pueblo- cuando teniendo pruebas suficientes y solo porque se nos ocurre no dictamos la sentencia que corresponde”. Remarcó, en este sentido, que “la mejor garantía de transparencia es que la gente venga a las audiencias. El peor problema que tenemos es que no hay un buen sistema de comunicación de la Justicia no para contarle a la gente el caso, sino por qué un juez resuelve de determinada manera. Es una obligación procesal para los jueces hablar con la mayor sencillez posible – con los fundamentos lógicos y jurídicos como dice la Constitución – para que se puedan entender las resoluciones”.

Criado aseguró que “si una persona quiere ver por qué tal artículo dice tal cosa lo mira, si quiere saber por qué los jueces trabajan como lo hacen puede venir a una audiencia. Pero ese trabajo no se está haciendo. Creo que una buena manera de democratizar la Justicia es la participación del ciudadano en las acciones específicas de juzgar aunque el juez técnico tenga que hacer su trabajo. Cuando vienen los doce ciudadanos a ver qué está pasando se dan cuenta cómo trabaja la Justicia”.

– LP: ¿Qué opinión le merece el proyecto de Juicios por Jurados?

– JC: El Juicio por Jurado para mí es un claro mensaje de la ciudadanía actuando como juez. En vecinas provincias ya han comenzado con este sistema. Lo que sabemos de Córdoba, por ejemplo, es que no sólo son los doce jurados típicos que vemos por televisión, sino que se trata de un sistema con jueces técnicos y populares. Estas últimas son personas comunes que cumplen con los requisitos para ser jurados que vienen a ese caso a resolver. Dentro de una sentencia hay dos cuestiones básicas: la primera tiene ver con la materialidad y la autoría. La segunda parte tiene que ver con la pena que se pone. Esta última parte es bien técnica y solo la puede hacer el juez. En la parte de  materialidad y autoría se relaciona con que si el hecho ocurrió como dice el Fiscal u ocurrió de otra manera como dice la Defensa. Esto es muy sencillo de ver porque es hecho y prueba y lo puede determinar un jurado lego (popular). La parte de autoría tiene algún condimento jurídico, pero también lo puede hacer el jurado popular porque hay audiencias previas donde el juez le da instrucciones al jurado para que sepa qué es un homicidio, por qué es calificado, a qué le debe prestar atención por situaciones de parentesco o convivencia previa, etc. Eso lo puedo hacer el jurado popular y creo que es puro sentido común.

-LP: ¿Cree que el sistema de Juicio por Jurados funcionará por la obligatoriedad?

-JC: Esto es como el voto: es obligatorio. Podes ser excluido porque hay sistemas de selección donde se hacen audiencias previas para recusar a un jurado. Tengo la impresión que pasará como con el voto: habrá cierta cantidad de gente que no querrá participar, pero en el fondo – según la motivación – querrá participar. Y es por eso que creo que es muy importante tener un buen sistema de comunicación con la comunidad. Cualquiera de nosotros que llegue bien al informar será tentador para una persona tener esa experiencia de ser jurado en un caso. Será el pueblo de Chubut disponiendo si una persona es culpable o no culpable. No es exactamente lo mismo que culpable o inocente. Este sistema va democratizar la Justicia y será una bocanada de oxígeno para que la gente entienda cómo trabajamos. Insisto en algo: nunca el ciento por ciento de la gente estará conforme porque – ante una resolución – hay dos sectores: el de la víctima y el del imputado. Uno de los dos estará desconforme, lo importante es hacer el trabajo a conciencia, con sana crítica y profesionalidad. Después están las vías de recursos y puede ser que una persona piense diferente y eso no te hace enemigo de nadie. Son opiniones jurídicas y es por eso que es un resguardo para la sociedad que haya un sistema de recursos. De todas maneras la absolución del jurado no es recurrible porque se trata de la soberanía del pueblo la que decide que no se ha podido demostrar la culpabilidad de la persona y es inapelable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here