El estado de la ruta es motivo de preocupación para los cientos de automovilistas que a diario circulan por el tramo que conecta a las ciudades vecinas de Esquel y Trevelin. Es posible recitar de memoria la ubicación y el diámetro de los pozos, algunos de gran tamaño.

Es cada vez más frecuente escuchar que el trayecto de casi 25 kilómetros es “peligroso”, que “no hay que confiarse al volante”. La sentencia no cae del aire, mucho menos es un simple capricho de los vecinos. La advertencia viene acompañada con datos objetivos: el número de accidentes.

Algunos martes atrás un violento choque en cadena sacudía la modorra de una mañana fría. Por supuesto que allí las condiciones meteorológicas jugaron su papel. La nieve en la calzada fue una de las casusas principales que permitieron explicar lo sucedido.

A lo largo del año, y más aún en invierno, los siniestros viales se repiten. Despistes en su mayoría, colisiones leves e impactos de mayor gravedad. La versatilidad es amplia. No debe desconocerse tampoco el movimiento que posee este tramo. Se cree que al menos cinco mil autos pasan a diario. Con la contingencia sanitaria por supuesto que mermó.         

La Policía del Chubut, los departamentos municipales de Tránsito y la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) saben bien que en los accidentes uno de los factores preponderantes es la imprudencia del conductor; una maniobra arriesgada, un sobrepaso, un adelantamiento fuera de tiempo, etc.

Sin embargo hay otra variable de consideración, el estado de la ruta. Quienes tengan como hábito unir ambas localidades vía terrestre, por la 259, conocerán bien los innumerables baches sobre la calzada, una especie de trampas peligrosas que en el mejor de los casos sólo atenta contra los neumáticos y la dirección de los rodados.

Por lo general las lluvias y las condiciones climáticas de la época invernal suele exponer aún más esta problemática, la cual viene siendo motivo de reclamo hace largos años, tanto de Esquel como del “Pueblo del Molino”. Hay dirigentes políticos que lo señalan hace rato.  

Lo concreto es que una obra vial de envergadura pareciera estar lejos. Una repavimentación parcial y la doble trocha, son dos opciones que autoridades municipales han puesto sobre la mesa sin mucho éxito ante las autoridades de Vialidad. El financiamiento es el obstáculo de siempre.     

Los intendentes Héctor Ingram y Sergio Ongarato mantuvieron no hace mucho una reunión de trabajo con el flamante Jefe de Vialidad Nacional, Julio Otero. En esos encuentros repasaron varios temas, siendo uno de ellos los 25 kilómetros en cuestión.

El funcionario nacional, que supo ocupar cargos importantes en el Gobierno Provincial de Martín Buzzi, sólo arriesgó a informar que los proyectos en carpeta son la pavimentación hacia el paso fronterizo con Chile y mejoras en accesos a ambas ciudades.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí