Sergio Bubas, vicepresidente de la Cámara de Comercio, Industria, Producción y Turismo del Oeste del Chubut, analizó la la situación que atraviesa el sector. Reclamó además por créditos con período de gracia.  

Bubas habló con diario La Portada sobre los efectos -devastadores- de la cuarentena en la actividad comercial y no dudó en describir al momento como “catastrófico” con ventas por el piso y establecimientos que cerraron durante largas semanas conforme a lo establecido según decreto.

Avisó que la entidad hizo gestiones “desde el día uno” del aislamiento ante el municipio, el Gobierno de la Provincia y Nación.

Aclaró de inmediato que no están en contra de las medidas sanitarias y consideró que la baja cantidad de casos positivos de COVID-19 en Chubut es fruto de un rápido accionar, con controles estrictos. 

De todas maneras planteó la necesidad de que el Estado en sus distintos niveles arbitre los mecanismos pertinentes para llegar con una ayuda concreta al sector, uno de los más golpeados por la implementación de la cuarenta que arrancó allá por el 20 de marzo y se prolongó en el tiempo con algunas flexibilizaciones.

A su vez, se mostró a favor de que Esquel y Trevelin sean considerados como una sola unidad, permitiendo una mayor circulación entre las localidades a sabiendas de que hasta la fecha no hay casos confirmados en la zona.

“Pedimos un poco de flexibilización respecto a los controles que van de Esquel a Trevelin”, manifestó en la charla con este medio. Es un planteo que también han hecho las autoridades municipales ante el Gobierno Provincial.

Crisis y “funcionarios en cuarentena”

Afirmó luego que el golpe del coronavirus es uno de tantos que viene recibiendo la actividad y que la ponen en jaque.

“Nosotros estamos viviendo una pandemia comercialmente hablando hace 10 años. Esto nos encuentra muy desgastados”, manifestó preocupado.

Además apuntó contra “los funcionarios” que viven su propia “cuarentena” y que “no pueden gestionar nada”, agregando que en el caso de Esquel sólo “el intendente Sergio Ongarato, Matías Taccetta y pocos más se han puesto la situación al hombro”.     

Créditos

Sostuvo que una de las respuestas en beneficio del sector deberían ser los créditos con período de gracia de al menos tres meses, de lo contrario “no sirve” porque con un establecimiento cerrado hace varias semanas es imposible “pagarlo” en lo inmediato.

Reclamó además, en este contexto de tormenta, un auxilio financiero de parte de las entidades bancarias y aseveró que el Banco del Chubut tiene que empezar a jugar un papel más activo con una “ayuda real en esta difícil situación”.     

“El comercio no da más, estamos desgastados”, acentuó en la nota concedida a este medio y avisó que “ya no sabemos de dónde sacar” dinero para cumplir con las obligaciones mensuales, es decir pago de impuestos y salarios. “Estamos generando y con la cabeza puesta en no despedir empleados”, añadió.

Indicó que el sector comercial “es tranquilo, no hacemos paros” cuando se ven afectados por la presión impositiva del Estado y remarcó que la única vía para manifestarse es la gestión desde una Cámara ante los gobiernos. “Hoy no podemos pagar ni los impuestos”, completó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí