En ocasiones, y cuando uno menos lo espera, la vida puede ponernos a prueba. Es entonces cuando la fortaleza cumple un importante papel y permite seguir adelante pese a los cambios y desafíos personales que ello supone.

Mabel Toso, secretaria de la Asociación Rosa Fénix de Neuquén, estuvo en la ciudad participando el pasado fin de semana de la Travesía Rosa organizada por ALCEC Esquel. La iniciativa estuvo destinada a las mujeres que padecieron cáncer de mama y lograron recuperarse, pero con una amplia convocatoria a la comunidad ya que el objetivo siempre es generar conciencia para fortalecer la prevención de la enfermedad.

En diálogo con La Portada, Toso, informó que “conocimos el programa, que nació en Canadá, en 2016. Cuando nos enteremos de los beneficios nos pusimos a trabajar para sentirnos un poco mejor” y agregó que “el remo no solo ayuda a recuperarse física, sino emocionalmente porque es un trabajo de equipo”.

“En Neuquén existen tres grupos y Rosa Fénix es uno de ellos. Está conformado por casi treinta integrantes, pero comenzamos siendo quince. A medida que se conoce la actividad, por el trabajo de difusión que realizamos, siempre se suma una persona que pasó por el diagnóstico y el tratamiento”, manifestó.

Toso sostuvo que, además, de la actividad específica de remo la posibilidad de encontrarse resulta positivo “es en lo que más hacemos hincapié porque cuando se conoce el diagnóstico se recibe un impacto muy fuerte. Poder transitarlo con proyectos hacia adelante como la realización de esta actividad produce esperanza. Conversamos, la pasamos bien y nos une ese hilo conductor que fue la enfermedad que atravesamos, pero que ya no está. Miramos hacia adelante y construimos”.

En el marco de la charla con La Portada comentó que en su caso en particular conoció la existencia de la enfermedad “a través de la detección temprana en un control de autoexamen. Consulté a la mastóloga y fue allí cuando comenzaron los estudios. Llegó el diagnóstico, la cirugía y radioterapia. Luego traté de ver cómo podía transitar esto de acuerdo a las herramientas que se me iban presentando. Ahí conocí la actividad y a otras mujeres que habían pasado por lo mismo”.

Nada igual

Al ser consultada sobre el proceso de aceptación de la enfermedad lo cual suele ser complejo para algunas mujeres indicó que este no fue su caso. “Todos somos un universo y cada uno lo asume de forma particular. En mi caso seguí haciendo, dentro de lo posible, las actividades que llevaba a cabo. Lo que cuesta es reencontrarse porque una ya no es la misma”, indicó. Y remarcó que “el diagnóstico te atraviesa y también a la familia. Después de la cirugía tampoco se es la misma y hay que empezar a aceptarse en este nuevo cuerpo. Todo se supera aunque a algunas les cuesta más que a otras”.

“El apoyo de la familia es fundamental en estos casos, aunque a veces no saben cómo ayudar. Se tiende a sobreproteger. Los médicos atienden la enfermedad de la paciente, pero a los familiares nadie los atiende. Es difícil acompañar, pero ahora hay muchos talleres para familiares y amigos de gente que está atravesando este tipo de enfermedad. Eso es muy valorable porque abre un abanico de conocimientos sobre qué preguntar o cómo acompañar y eso es importante”.

Reconoció, en el marco de la entrevista, que el temor a la reaparición de la enfermedad siempre está presente. “Esto es así porque nuestro organismo están inmunodeprimido y es por ello que la posibilidad existe. Con el diagnóstico precoz siempre tenemos la posibilidad de la sobrevida a través del tratamiento. Decimos siempre que somos sobrevivientes”, sostuvo.

“Se trata de una vida antes y una vida después de esta enfermedad. La mujer corre detrás de los hijos, la casa y el trabajo, pero no se toma el tiempo suficiente para hacer una visita anual al médico para hacerse los estudios y conocer los resultados. Si bien nosotros insistimos en la detección temprana y en el autoexamen la diferencia la hacen los estudios”, remarcó.

Políticas públicas

Toso señaló que en materia de prevención “es importante la aplicación de políticas públicas en torno a la salud. A través del trabajo de todos los grupos Rosas del país se lograron cosas importantes en muchas provincias. En Neuquén se consiguió la adhesión a una ley nacional por la que – después del tratamiento – está el derecho a la reconstrucción mamaria gratuita. Y en Córdoba sucedió lo mismo”.

Fue precisa al sostener que “la salud pública se debe hacer cargo de al menos la mamografía anual” y que en caso de no ser así “hay que reclamarlo porque este es un derecho adquirido”.

Para finalizar expresó un mensaje para las mujeres “que se hagan los controles de rutina porque la detección temprana hace la diferencia. Cuidándonos nos preocupamos y nos ocupamos. Que no tengan miedo porque después de un diagnóstico se puede vivir plenamente y que disfruten el día a día”.            

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí