Con el auspicio del Gobierno, a través de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, se realizaron en Esquel, la “Primeras Jornadas de Truficultura en Patagonia”. El evento convocó a un nutrido grupo de productores truferos del país y a potenciales inversores en la actividad.

La apertura de las jornadas estuvo encabezada por el subsecretario de Articulación Científica del Chubut, Mauro Carrasco; el director Ejecutivo del Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP), José Daniel Lencinas; los intendentes, de Esquel, Sergio Ongarato y de Los Antiguos, Guillermo Mercado; y el responsable de producción de la empresa “Trufas del Nuevo Mundo”, Tomás De Hagen.

Las jornadas se desarrollaron en el marco del primer Proyecto Bioeconómico de Argentina PBIO – R“Hongos comestibles, nuevos recursos productivos para la región patagónica” que impulsa el CIEFAP junto a las provincias de Río Negro, Neuquén, La Pampa, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

En sus palabras de apertura, Carrasco celebró “la importancia que tienen estas jornadas”, y refirió a que “la truficultura es una actividad de interés en diferentes provincias de la Patagonia y que, lentamente, comienza a ganar el impulso de emprendimientos de tipo privado”.

“Estas jornadas se encuadran dentro de un programa de economías regionales que llevamos adelante desde la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Provincia, con el apoyo del Consejo Federal”, señaló el funcionario provincial.

Producto innovador

A su turno, José Daniel Lencinas, destacó que estas jornadas fueron el resultado de la experiencia de trabajo que comenzó en el año 2006. A continuación, remarcó que “la producción de trufas ha tomado mucho interés en las políticas productivas de muchas provincias y municipios, ya que en el inicio no se requieren grandes superficies para comenzar con la producción de éste producto innovador”.

En este sentido, cabe destacar que las trufas se pueden plantar en terrenos de media hectárea o una hectárea, lo cual la convierte en una actividad productiva importante para comenzar a trabajar a baja escala. Este es un aspecto importante para la región patagónica, ya que la escala productiva que se podría alcanzar sería una producción de nicho, más que una producción intensiva.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí