“Danzando al Sol” nació como un grupo de danzas y el pasado 30 de julio logró convertirse en una escuela gracias al esfuerzo de su profesora Sol Kerbage, las familias de sus alumnas y los vecinos del barrio. Ahora tendrán la posibilidad de formarse como profesoras y tener un futuro laboral. “Se combina la lucha por un mundo más justo con posibilidades para todos y el amor por el arte y la danza que transforman la realidad de las personas”, destacó.

Con orgullo y emoción, Sol Kerbage, profesora de “Danzando al Sol”, contó a La Portada que su grupo de danzas se convirtió a partir del 30 de julio en la primera escuela barrial de la ciudad. “Lo logramos a través de la filial del Instituto Superior Artístico de Bariloche porque una de sus maestras egresadas nos apadrina y es la que nos invitó al encuentro de danzas en esa ciudad. Ella me hizo la propuesta de que empecemos a dictar el Profesorado Infantil para la carrera de intérprete”, explicó.

Sol aseguró que “es un sueño hecho realidad porque vamos a poder darle la posibilidad real de ser profesoras de danzas y sabemos que si siguen trabajando de la manera en que lo vienen haciendo, vamos a tener en un año más niñas con formación artística formal en un barrio”.

En este sentido comentó que tiene 18 alumnas en el profesorado y que ya comenzaron con las clases. “Esta carrera es semiarancelada así que se pagará un precio mínimo por el grupo que sale del trabajo en red de las mamás de las niñas”, valoró. Con respecto al grupo coreográfico, informó que las inscripciones continúan abiertas para todos los que se quieran sumar.

Por último, Sol expresó que “estoy muy agradecida y feliz porque se combina la lucha por un mundo más justo con posibilidades para todas y todos, y el amor por el arte y la danza que transforman la realidad de las personas”.  

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí