Lucas Sanabria es un emprendedor que supo reinventarse y empezar de nuevo luego de perder su trabajo a causa de la crisis económica del país. Tras meses de investigación y presentación de proyectos, encontró en el reciclaje de plásticos una oportunidad laboral. Hoy fabrica mesas y bancos para camping con envases de shampoo, baldes y jaboneras en la Planta de Residuos de la ciudad. El proyecto es familiar pero espera que sea de escala industrial y generar fuentes de trabajo.

Lucas es oriundo de Misiones pero se crió en Buenos Aires. También vivió en Mar del Plata y Neuquén hasta que en 2014 llegó a Esquel donde nunca se fue. Rápidamente encontró trabajo en una empresa multinacional pero la crisis económica hizo que en 2016 perdiera su trabajo. “Sabía que se venían tiempos difíciles y yo siempre me la rebusqué así que pensé en generar mi propio empleo”, confió en diálogo con La Portada el emprendedor Lucas Sanabria.

Fue la primera vez en su vida que se quedó sin trabajo y nunca fue una persona de quedarse de brazos cruzados así que tomó la iniciativa de acercarse a la Planta de Tratamiento de Residuos de la ciudad para conocer cuáles eran las oportunidades que había. Allí se encontró con que lo reciclado se enfardaba y se enviaba a Buenos Aires sin ningún valor agregado entonces no dudó en preguntar si existía la posibilidad de dejarlo en la ciudad. “Hablé con el gerente Raúl Páez, me preguntó qué conocimientos tenía sobre el tema, me aconsejó que investigara un poco más y me dijo que presentara un proyecto, así que fui al CAPEC a pedir asesoramiento. Allí surgió la posibilidad de trabajar la famosa madera plástica”, explicó Lucas.

Durante el proceso también recibió ayuda de alumnos de la Universidad con el estudio de mercado y el proyecto finalmente fue presentado al programa Fondo Semilla que en unos meses se lo aprobó. “Siempre me manejé con metas y hasta que no las cumplo no paro”, aseguró.

A principio de este año se instaló en la Planta y comenzó con la producción. Primero fueron meses de prueba y error. “No trabajo con todos los plásticos porque algunos no se reciclan. Utilizo polietileno de alta y baja densidad. Les hago un tratamiento de lavado, secado, triturado, agrumado y obstrucción donde el plástico se funde. Luego se moldea con unos fierros y va a una batea de agua donde se enfría el material y se endurece”, precisó.

Su proyecto consiste en darle un valor agregado a la madera reciclada con la fabricación de bancos y mesas. Una idea que hasta ahora no se había puesto en marcha en la ciudad y sólo se realiza en muy pocos lugares del país.

Actualmente produce un banco por día porque comparte la máquina trituradora con otros emprendedores y deben turnarse para hacerlo. Su próximo objetivo es adquirir una propia para independizarse. El proyecto nació como un emprendimiento familiar así que por el momento trabaja a pedido. Ya tiene varios trabajos encargados por el municipio, Viñas Nant y Fall y entidades privadas así que le esperan tres meses de ardua producción. Sin embargo su sueño es trabajar a escala industrial y generar fuentes laborales.

El emprendimiento se llama “Reciplas Argentina” y se pueden encontrar a través de Facebook e Instagram.

Un material eterno e inigualable

Lucas destacó que el material con el que trabaja tiene varias propiedades. “Es eterno, es un plástico que no se degrada, no se pudre, no se oxida y es anticorrosivo”, resaltó y adelantó que tiene otro proyecto en mente para poner en marcha en la Planta una vez que consolide el actual. “Siempre me puse metas complicadas y siempre me gustó autosuperarme. La idea es generar fuentes de trabajo. Esquel tiene potencial, está creciendo, sólo hay que romper ciertos paradigmas y empezar a producir acá”, planteó.

Por último, el emprendedor aseguró que “hay mucho para hacer, sólo falta más acompañamiento. Hay gente que tiene muy buenas ideas, no se tienen que quedar atrás, todo se puede hacer. Yo cuando arranqué no tenía idea, así que les sugiero que no se queden y le den para adelante”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí