Invierno del 92: El fuego que iluminó el centro

0

Quienes hicieron los trabajos de extinción señalan que fue el incendio más grande registrado en la zona céntrica de la ciudad. Ocurrió en el invierno de 1992 en un local comercial de propietarios asiático, ubicado en el cruce de las calles 25 de Mayo y 9 de Julio.

La imagen impacta verdaderamente. Una de las esquinas principales del centro arde producto de un voraz incendio que inicia en un pequeño comercio y conecta al edificio contiguo de dos plantas, donde funciona una tienda de ropa. La gente se concentra a unos escasos metros para ver como si fuese un espectáculo el accionar del personal de Bomberos Voluntarios.

El Jefe del Cuartel en aquel entonces era don Oscar Suárez. En una entrevista con diario La Portada repasa el operativo de ese día y recuerda que la Asociación de Bomberos Voluntarios no estaba equipada como hoy. Si bien las pericias no eran tan certeras, todo hace suponer que el fuego nace en un local de electrónica para pasar luego a un comercio de ropa vecino.

Por suerte no había nadie dentro. Quedaron registrados sólo daños materiales. “La gente escuchó unos ruidos, unas explosiones. Los vidrios saltaron hasta la vereda de enfrente. Eran cerca de las 20 horas”, cuenta. El edificio se quemó por completo. La estructura se vio tan afectada que obligó a una reconstrucción total del lugar.

Indica que un grupo de 12 bomberos estuvo hasta las primeras horas de la madrugada. “Se quemó todo”, sostiene y explica que es realmente complicado cuando las llamas toman la indumentaria. “Fue difícil de apagar. Se amontona todo, se envuelve y es una combustión lenta”, agrega este hombre de larga trayectoria en la institución.

Comenta que en el 92 la 25 de Mayo corría en dirección contraria y que mientras hacían las tareas de extinción unos vecinos miraban todo a unos escasos metros de distancia, donde está Salón Alberto Neira.  En el procedimiento participó un empleado del municipio con el camión regador. “Nosotros sólo teníamos un viejo Dodge”, añade.

Con la memoria intacta, Suárez dice que en pleno operativo un joven bombero se descompensó debido a la presencia de humo y se vio obligado a salir del edificio. “Una de las primeras veces que pasó algo así”, asegura. Los elementos de trabajo en los 90 eran escasos. “Botas de goma y mameluco”, sintetiza.

Considera para concluir que el de 25 de Mayo y 9 de Julio fue uno de los incendios más grandes que haya visto la zona céntrica de Esquel. Menciona otros similares como el de Radio Roberto y Calzados Valeria. “Después hubo pero más chicos”, afirma quien encabezó el Cuartel Activo por cerca de 10 años.

 

Foto José Bastia

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí