Audiencias por intento de robo y violencia de género

Este lunes se realizaron dos audiencias con personas detenidas durante el fin de semana.

En ambos casos se formalizó la investigación y se dispusieron medidas de coerción. La primera audiencia fue por tentativa de robo con escalamiento, la segunda por un hecho de lesiones leves agravadas por el vínculo y por violencia de género.

El domingo, pasadas las 21 hs. el personal policial sorprendió en flagrancia a un sujeto cuando intentaba robar en un departamento lindero a la guardería “Mi Casita”.

Fue aprehendido y llevado a audiencia de control de la detención y formalización de la investigación. La Fiscalía, representada por el fiscal Fernando Rivarola, calificó provisoriamente el hecho como constitutivo del delito de robo agravado por escalamiento, en grado de tentativa.

Rivarola requirió el dictado de prisión preventiva, teniendo en cuenta que el imputado tiene otro legajo abierto en su contra en el que no se presentó a audiencia por lo que se lo declaró en rebeldía.

La abogada de la Defensa, Carolina García, explicó que las notificaciones nunca llegaron a conocimiento del imputado, sino que una fue recibida por un hermano y la otra por una vecina. Argumentó que no hay riesgos procesales y se opuso a la prisión preventiva.

El juez Jorge Criado, compartió el criterio del fiscal y dispuso la prisión preventiva por 30 días corridos.

A continuación se realizó la segunda audiencia de formalización de la investigación por un hecho de violencia ocurrido el domingo aproximadamente a las 7:30 hs. en el barrio Baden.

El fiscal sostuvo que el imputado fue a la vivienda de las víctimas, arrojó una piedra a la puerta, la golpeó y cuando lo atendieron ingresó con un cuchillo, agrediendo a golpes a su ex mujer y la madre de esta. A consecuencia de los golpes resultaron con cortes superficiales y contusiones.

El hecho fue calificado provisoriamente como constitutivo del delito de lesiones leves agravadas por el vínculo en relación a una de las mujeres y por violencia de género en relación a ambas.

A pedido de la Fiscalía se dispuso la prisión domiciliaria, en la vivienda de un familiar, por un plazo de diez días, con permisos para salir a trabajar en el horario laboral, además de una prohibición de acercamiento y contacto por cualquier medio con ambas víctimas.