Sueño antártico

Lucas Merlo nació en Villa Mercedes allá por 1985 pero vive en Esquel hace diez años. Su trabajo como meteorólogo de la Fuerza Aérea le permitió cumplir un viejo anhelo: prestar servicio durante 14 meses en la base antártica Belgrano II. Temperaturas extremas. Auroras australes. Superación personal. Y lo más difícil, estar lejos de su familia por un largo período de tiempo.

Lucas llega a la redacción de La Portada a la hora prevista. Puntual. Ni un minuto más, ni un minuto menos. Disciplina que seguramente habrá adquirido durante su -corta- trayectoria en la Fuerza Aérea. “De chico quería ser piloto”, confía de arranque, cuando una pregunta simple abre la conversación. Su madre lo veía más como Ingeniero Electromecánico. Sonríe.

Ni bien sale del Secundario en un Colegio Técnico decide ingresar como soldado voluntario en la Quinta Brigada, donde operan los aviones de caza. Cursa estudios en la Escuela de Aviación. No concluye. Una neumonía traicionera lo deja afuera. A los 19 surge la posibilidad de incursionar en la Meteorología. El nuevo destino: la Escuela de Suboficiales en Ezeiza, Buenos Aires.

Al finalizar su formación profesional (con el título en mano y luego de pasar por complejos aéreos bonaerenses como Aeroparque, Palomar y Villa Ortúzar) se le presentan varias oportunidades. No duda y elige Esquel. En el 2008 llega a la ciudad y comienza su labor en el Aeropuerto como meteorólogo, donde genera diversos datos que luego sirve al servicio nacional para dar el pronóstico.

A la base…

Pasaron las temporadas y se convirtió en un esquelense más. En el camino conoció a Belén, su compañera. Dos hijos varones completan la familia. Se le iluminan los ojos cuando habla de ellos. Pero una idea siempre flotaba en el aire: realizar la Campaña Antártica. La posibilidad existía. La decisión no era fácil. Un año en los confines australes de la tierra no es sencillo de digerir.

Toma la determinación después de analizarlo bien con su pareja, a quien agradece en todo momento por el apoyo. Antes de emprender viaje tuvo que someterse a múltiples pruebas, de conocimiento, físicas y psicológicas. Él pretendía a Orcadas y Carlini. La orden “de arriba” indicaba que su perfil encajaría más con Belgrano II, una estación científica permanente de la Argentina.

El 15 de diciembre del 2016 pisa suelo antártico. “Un sueño hecho realidad”, asiente sin dudar. Convivió junto a otras 21 personas, muchas de las cuales dependían del Ejército. “Ellos eran los encargados de la logística y del mantenimiento”, dice. Su tarea era estudiar el comportamiento climatológico.

“Bajábamos datos vinculados con la temperatura del aire, termómetro a nivel superficie de suelo, registro de viento e intensidad, tipo de nubosidad, los desplazamientos de las nubes, tipos de presión, el estado del suelo, etc. Todo eso sirve para informar las condiciones meteorológicas. También son útiles para la estadística”, detalla Lucas.

Indica que Belgrano II es una base compleja, compuesta por construcciones metálicas especiales para soportar temperaturas extremas. “Recuerdo que un día tuvimos menos 38 grados y una sensación térmica de menos 60”, comenta. Un frío inimaginable. Revela a la distancia que las ráfagas de viento eran una constante y que “en una oportunidad registramos 220 kilómetros por hora”.

Sus jornadas laborales estaban marcadas por la rutina. Hacía turnos de 48 horas. A las seis ya tomaba datos y procesaba información. “Con mi compañero hicimos unas 2 mil observaciones cada uno”, precisa. El desayuno a mitad de la mañana y el almuerzo comunitario en el salón principal. “La unión del grupo es fundamental en este tipo de campañas”, asegura.

La dieta no era muy variada. Los enlatados formaban parte del menú casi siempre. “Hay un chef que dispone de dos depósitos. Uno está ubicado a mil metros de la base. Es una cueva donde se guarda la carne, el pollo y el pescado. El cocinero retira la mercadería con un trineo. Cerca también hay una capilla donde todos los domingos hay misa”, describe.

En los momentos libres “uno puede leer, ir al gimnasio y a un salón de entretenimiento”, señala. Internet, muy limitado. “Con la familia me comunicaba a través de WhatsApp. Un vídeo tardaba en descargarse una semana”, agrega y deja en claro que lo más traumático de la campaña es alejarse (físicamente) de los seres queridos.

Asevera que la estabilidad emocional es clave para sobrellevar la excursión en la Antártida. No obstante, reconoce que tuvo un momento de quiebre durante su cumpleaños, en noviembre, y otro cuando le avisaron que debía permanecer dos meses más de lo previsto ya que el rompehielos Irizar tenía fecha de desembarco en febrero y no en diciembre.

“Uno de los grandes atractivos de la base es que se observan las auroras boreales. Algo que no se da en otro lugar. Es increíble. Incluso salimos en distintos medios de comunicación por ello y participé de un concurso de fotografía”, destaca. Otro fenómeno que llamó su atención: el sol absoluto durante cuatro meses y la noche que reina 120 días consecutivos.

Reflexiona unos segundos y confiesa que se marchó de Belgrano II, tras 14 meses, con distintas enseñanzas. “Cambia la vida algo así; la forma de pensar y de valorar las cosas es distinta. También se produce un conocimiento interno más profundo de uno mismo. No me arrepiento de haber ido”, resalta.

“Uno tiene que estar preparado para todo. Cuando vas no estás seguro que volvés.  Vas a un lugar aislado. Está el riesgo de perder la vida y de hecho ha sucedido en otras oportunidades. Las condiciones son extremas. Una enfermedad común puede ser fatal porque no hay manera de salir. No llegan los aviones. Por eso uno aprende a valorar la vida de otra manera”, completó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Lucas Merlo.